Visión de un continente

Africa State of Mind, inaugurado en Impressions Gallery, Bradford, presenta el trabajo de una nueva generación de artistas y fotógrafos africanos que trabajan en diversos campos, como la moda, el cine, la arquitectura y la literatura. El curador Ekow Eshun analiza el programa y cómo el trabajo aborda la complejidad de lo que significa vivir en África hoy.

R: Este espectáculo presenta una nueva generación de fotógrafos de todo el continente africano. ¿Por qué elegiste esta nueva voz artística?
EE: Siempre es importante hacerlo. Estoy interesado en artistas que se hicieron famosos después de nombres famosos como Malick Sidibé, Samuel Fosso y Seydou Keïta, cuyo trabajo aún se ve muy bien en el paisaje. Me ha fascinado lo fuerte que viene el nuevo talento de países de todos los continentes, y cómo ambos se basan en el legado de la fotografía africana y son escépticos sobre la forma en que África ha sido fotografiada y documentada en Occidente.

R: Los artistas que se muestran expresan a África tanto espacio psicológico como territorio físico. ¿Cómo estudian estas imágenes el paisaje profundo?
EE: Tanta documentación y cobertura sobre África funciona a nivel de reportaje, por ejemplo, a través de imágenes de noticias sobre guerra y hambruna. Una de las cosas que me llamó la atención sobre el trabajo en el Estado mental africano es que no tiene que preocuparse por el campo físico, con el mundo tal como es o como es. Muchos artistas exploran no solo cómo es un lugar, sino cómo se siente, dónde estará en su propia cabeza. Crean y reorganizan África en función de su sensibilidad personal y el entorno cultural, emocional o psicológico del lugar. En muchos casos, las fotos son una versión africana que es única para el individuo.

R: Analicemos los trabajos en Freedom Zone: ¿cómo superan la suavidad del género, la identidad sexual y el patrimonio histórico?
EE: Todavía existen leyes que prohíben la actividad homosexual en varios países diferentes de África, que son lamentables y despreciables. Este evento vio cómo los fotógrafos exploran lo que, en un nivel, se puede describir como transgresor. De hecho, su trabajo es muy “normal”, humano y abierto. Por ejemplo, en el trabajo de Athi-Patra Ruga, esta es una forma de interrogar la identidad nacional. Cuanto más se investiga en las cuestiones personales de género e identidad, se convierte en un marco a través del cual ver la política del cuerpo.

A: ¿Cómo se presenta la ciudad en el espectáculo?
EE: Hemos visto las ciudades como lo que yo llamo “ciudades híbridas”, que existen como una serie de experiencias humanas y recuerdos físicos interconectados. Cada vez más africanos viven en lugares urbanos, hay grandes ciudades con poblaciones de más de 12 millones, y eso se duplicará en unos pocos años. La fotografía que sale de este lugar se ve en el espacio del contacto social y la densidad. Con el cambio continuo para la reconstrucción y la afluencia de personas, capital y dinero, también obtienes un área donde las viejas jerarquías, tradiciones y estados comienzan a colapsar. El espacio de la ciudad es una de las obras

A: ¿Puedes dar algunos ejemplos?
EE: Puedes ver esto físicamente en las fotos de Michael Tsegaye y Sammy Baloji, y en las fotos de Emmanuelle Andrianjafy en Senegal, que son lugares llenos de movimiento. Ven cómo Senegal tiene su propia lógica, poesía y belleza. Esta ciudad no es una entidad permanente: está viva, es temporal y cambia como otros aspectos de África.

R: ¿Qué hace que la fotografía sea una herramienta muy poderosa para comunicar estos mensajes?
EE: Durante mucho tiempo, la toma de imágenes determinó ideas internacionales y occidentales sobre lo que es África. Incluso a mediados del siglo XIX, antes de que alguien tuviera los medios para viajar de Europa a África, había un gran comercio de postales, que definían la mayor parte de la imaginación popular en Occidente sobre lo que era el continente. Por lo general, estas imágenes, y las imágenes de los periódicos y los primeros libros de texto, se centran en África como un lugar de clichés. En ese sentido, las imágenes visuales tienen un gran impacto, y no es sorprendente que los profesionales hayan optado por tomar sus propias definiciones de su país en sus propias manos. Han optado por ir más allá de los documentales, haciendo hincapié en la libertad artística. Esto no es binario, se trata de decir “África es lo que queramos”, un lugar de posibilidades creativas.

A: ¿Cuáles son tus aspectos más destacados personales?
EE: Los artistas hacen un trabajo interesante para crear obras sobre empatía y profundidad, pero también con humor o sátira, y sensibilidad poética. Una y otra vez, me sorprendió la belleza que podían transmitir, a veces debido a complicadas circunstancias políticas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *